La Virgen de Belén

La Virgen de Belén

Varias son las tesis sobre el origen de la devoción y aparición de la imagen en Almansa. La más acertada es la tesis de Don José Villalba y Córcoles, presbítero de la Catedral de Murcia, que cuenta que la devoción nació a finales del siglo XV por iniciativa particular de un devoto. Según D. José, el almanseño más o menos adinerado D. Juan Sánchez, grandísimo devoto de la Virgen y buscando su salvación eterna, viajó en peregrinación a Roma de donde trajo, a su regreso, una imagen de Ntra. Sra. de Belén. Una vez en Almansa, Mandó construir una ermita que dotó con parte de su hacienda, y en cuyo altar entronizó dicha imagen.

Conforme avanzaban los años, el voto y las rogativas fueron creciendo entrono a la imagen de Ntra. Sra. de Belén. Con el aumento de las rogativas se decidió el traer la imagen a la ciudad durante periodos más largos de tiempo para poder recibir las rogativas de los almanseños, y evitar el dejar de sus quehaceres para ir al santuario para orar. Poco a poco las peregrinaciones dieron fruto en las actuales romerías.

Los almanseños durante las épocas más desgraciadas como las de epidemias, las de sequía, la de la plaga de langosta o la de los terremotos que azotaron al levante en el siglo XVIII, encontraban cada vez mayor fervor en realizar las rogativas a la Virgen de Belén. A si fue, que en el año 1644 se nombró patrona de Almansa a Nuestra Señora de Belén. A pesar del nombramiento aún hubo fieles que seguían teniendo como patrón de Almansa a San Francisco de Asís (patrón desde 1608) entrando en diversas discusiones y disputas entre el convento de la Orden Franciscana y La iglesia de la Asunción hasta que, el 13 de Enero de 1804, el Papa Pío VII ratificaba el patronato de Ntra. Sra. de Belén.

Con el tiempo y con el fin de honrar a la Virgen , fomentar su culto y estimular la ayuda mutua, surgen diversas asociaciones entorno a la Patrona. Desde el siglo XVI se pueden constatar algunas cofradías religiosas como las Cofradía de la Preciosa Sangre de Cristo o la Cofradía de Ntra. Sra. Santa María. A principios del siglo XVII funcionaba la Cofradía de Nuestra Señora de Belén, heredera de esta, surge en el siglo XIX la Asociación de Ntra. Sra. de Belén o más conocida como las Sociedad de la Virgen. En 1858 se reorganizó dicha asociación, se fundamentaron los estatutos y se elaboró una medalla conmemorativa. Mas tarde nació de los ganaderos devotos la Cofradía del Gremio de los Pastores, conocida hoy en día como la Sociedad de los Pastores. En 1858 se reorganizó dicha asociación, se fundamentaron los estatutos y se elaboró una medalla conmemorativa. Mas tarde nació de los ganaderos devotos la Cofradía del Gremio de los Pastores, conocida hoy en dia como la Sociedad de los Pastores.

Con el paso de los años la imagen ha sufrido ciertas y mínimas transformaciones como se puede observar en las fotografías y en el primer documento grafico que data de 1658. En dicho grabado, la imagen aparece con el Niño en su brazo derecho y sobre la clásica media luna. Por tradición oral se dice que la primera talla de la Virgen de Belén era de tipo sedente, es decir, sentada y con el Niño en el regazo. En otro grabado de 1784, aparece ya con el Niño centrado entre sus brazos y con una postura más rígida. Mas tarde y por hacer la imagen más liviana en los transportes, se opto por cortar la imagen y mantener el busto y manos originales así como la figura del niño en armazón de madera recubierto con sus ropajes y mantos.

A principios del presente siglo, los rostros de la Virgen y del Niño estaban completamente deteriorados, presentando picaduras por la costumbre de lanzar caramelos y anises a su paso. En 1905 se acordó enviarla a restaurar a Valencia, pero a su regreso, los almanseños de tan cambiada que estaba, no la reconocieron; entre otras cosas había desaparecido la media luna de su base. En 1936, con la Guerra Civil la imagen fue destruida. Finalizada la contienda D. Jesús Díaz Ruano logró reunir por suscripción popular 2500 pesetas para comprar una talla maciza de 75 Kg . de peso siendo esta la conocida actualmente. En 1946 D.ª Mª Luisa Cuenca Trinchant encargó otra talla de la Patrona de tamaño más reducido hueca de 13 Kg . de peso. Esta imagen conocida popularmente como la Virgen de Belén pequeña ocupa el camarín del santuario siempre que la imagen mayor se encuentra en Almansa.

El momento más álgido ocurrió en 1925 cuando la imagen de la Patrona fue coronada canónicamente. Otra fecha de gran resplandor hasta nuestros días, fue el año 2000 en el que se celebró el 50 aniversario de su coronación.